viernes, 21 de septiembre de 2007

Incertidumbre en un astro


A finales de junio del 2003 llego un prometedor chaval brasileño a la ciudad condal de Barcelona para fichar por el club por el que habían pasado sus compatriotas Rivaldo, Romario y Ronaldo, el Barça.

Procedente del club francés Paris Saint germain, llegó al Barcelona con humildad y simpatía, lo que pocos se imaginaban era lo que significaría para el club esa sonrisa tan humana.

Han pasado cuatro años y Ronaldinho Gaucho ya ha dejado su imborrable huella en el fútbol mundial y en el club que apostó por él. Goles apoteósicos, pases impredecibles, regates explosivos hicieron soñar a miles de aficionados y deslumbraron las pupilas de millones de amantes del balompie.

El astro, condenado por sus primeras temporadas alucinantes , vive a la sombra de ese pasado que ya no se sabe si fue tan bueno para él. Nadie imaginó nunca que todo ese talento galardonado indiscutiblemente con un balón de oro pudiera desdibujarse tan rápidamente.

Hoy por hoy pasa sus peores momentos, ha sido sustituido tres veces consecutivas en los últimos cuatro encuentros, un sector del público le pitan y su fútbol y forma física parecen ir menguando así como van pasando las temporadas.

Ya no se arriesga a penas en el uno contra uno y cuando lo hace se le nota lento, ha perdido explosión y la mayoría de veces pierde la pelota. Ya no es el pasador de antaño, ni deslumbra con innovadores detalles de crack mundial.

Al brasileño, en su actual equipo, le han pasado por encima Messi, Iniesta... y parece que un par de canteranos como son Giovani o Bojan (no comparables a la calidad del astro) en ocasiones pueden aportar mucha más ambición, lucha y desequilibrante juego ofensivo que el propio Gaucho.

¿Se ha echado a perder Ronaldinho? 48 horas antes del partido contra Osasuna lo pudieron ver de juerga... ¿se ha contagiado por el "virus" de los brasileños? Ronaldo es un claro portador del mismo... ¿no está feliz en el Barça? ¿se ha hundido en una total autocomplaciencia hasta el punto de ahogarse? ¿es recuperable el Ronaldinho de las primeras temporadas?... me temo muy a mi pesar que no, entrado en esa tónica creo que lo único que puede recuperarle es un cambio de aires y empezar de cero, el día que fiche por el Milán nos cansaremos de ver golazos y jugadones suyos, acordaos de estas líneas amigos.

Lo que ahora nos mantiene en vilo es si saltará con el equipo titular el sábado contra el Sevilla en el Noucamp, de no ser así ¿cual serán sus consecuencias?, ¿merece jugar de inicio?. Yo ahora mismo pensando en frío si tuviera que decidir en sentar a Iniesta o a Ronie, el albaceteño seria un fijo en el once.
¡¡¡Ánimo Ronie!!!

3 comentarios:

Toni dijo...

Sin duda tu entrada es un resumen de lo que piensa la mayoría del barcelonismo. No sabemos si defenderlo o atacarle, si animarle o increparle.
Yo pienso que hoy por hoy no debería estar en el once, pero también veo una locura venderlo. Se merece un margen de confinza, se merece que intentemos recuperarle. Aunque eso sólo depende de él mismo, si quiere puede ser el Ronnie que tanto echamos de menos, si no, gracias y ahí tienes la puerta de salida compañero..

Robert dijo...

Yo espero que la llegada de Dos Santos y Bojan le haga espavilar, si no lo consigue esto en verano deberíamos venderlo. En casa yo creo que debería jugar porque cuando el partido está chungo te clava una falta y abre la lata pero no sé...fuera veo mejor que juegue otro que luche y que aporte mas velocidad...

Desesperada dijo...

Yo creo que el problema está en que, como todo trabajador, un futbolista que cobra lo que cobra Ronaldinho deja de esforzarse pasado un tiempo. Deberían pagar un sueldo base y el resto con incentivos, como todos los grandes directivos y ejecutivos. Es el único modo de mantener el interés. Ronaldinho es, como Ronaldo, un caprichoso que no merece la suerte que tiene.