martes, 4 de septiembre de 2007

Volver desde el infierno

Como lo prometido es deuda, y aún a falta de comentar casi todos los equipos de Primera voy a hablar del Celta de Vigo.

Hristo Stoichkov llegó la temporada pasada con el equipo casi descendido y aunque ganó su primer partido no pudo cambiar la dinámica perdedora del equipo vigués y bajó a Segunda. Se presentaba, como la última vez que bajaron, una situación difícil con jugadores de nivel que no estaban dispuestos a jugar en Segunda.

Así es como no ha podido mantener a jugadores como Ángel (Villarreal), Oubiña (Birmingham), Nené (Mónaco), Pablo García (Murcia) o Javi Guerrero (Recreativo). Bajas importantes que, en caso de haberse quedado, habrían hecho de la plantilla celtiña una plantilla temible en la Liga BBVA.

A cambio se ha reforzado con jóvenes jugadores como Adrián (Real Madrid), un extremo que ya ha tenido minutos en la pretemporada blanca, Mario (Atlético de Madrid), centrocampista de 20 años con experiencia el año pasado en un equipo puntero de Segunda como fue el Valladolid o Diego, también atlético, que simplemente no se ha quedado en la plantilla colchonera por su condición de extracomunitario y con jugadores con experiencia en primera y en el fútbol de élite como Manchev (Valladolid), Okkas (Olympiakos), Peña (Villarreal) o Vitolo (Rácing). Parece que ha formado una plantilla interesante que Stoichkov tendrá que manejar muy bien y llevar por el camino de los éxitos hacia un retorno rápido a Primera División. Muchos de los fichajes llegaron a última hora y todavía no se han adaptado al equipo teniendo Canobbio que tirar del carro estas dos primeras jornadas. La temporada es larga y cuesta cogerle el ritmo a los partidos. De momento, un empate y una derrota, no es el comienzo soñado pero a poco que salga a relucir la calidad de la plantilla el equipo irá para arriba.


La Real Sociedad es otro cantar. Bajó tras unos años en que pareció haber perdido la identidad. Identidad a la que Bakero dio la puntilla fichando a gran cantidad de jugadores, ya no extranjeros, sino no vascos como Gerardo, Diego Rivas o Juanito, filosofía que hasta la llegada de Boris (ex-Oviedo y actual Numancia) no se rompió. El equipo deambuló por Primera División y ni Bakero primero ni Lotina después consiguieron hacer nada para evitar el descenso.

Se ha optado por un cambio radical, volver a las raíces, sobretodo forzados por la situación económica del club, bastante mal, pero también para intentar volver a ser quienes fueron. No se ha renovado a veteranos como Kovacevic (Olympiakos) o López Rekarte (Almería), se ha vendido o cedido a todos los jugadores por los que han recibido ofertas (la economía aprieta) como Garrido (Manchester City), Mikel Alonso (Bolton), Diego Rivas (Cádiz), Juanito (Almería), Cifuentes (Valladolid). Muchas bajas y pocos fichajes, de hecho, sólo dos: Delibasic (Mallorca) que viene para hacer olvidar a Darko y Vaughan, un galés recomendado por Toschack, igual que el entrenador, Coleman, otro compatriota de JB con experiencia en la Premier (Fulham).

La cantera ha pasado a ser la base del equipo, se han repescado a todos los jugadores que estaban cedidos y han pasado a ser el grueso del equipo y los canteranos que han aguantado estos años pasan a ser los líderes del vestuario (Uranga, Riesgo, Aranburu, Labaka, Xabi Prieto...).

La temporada empezó fatal con una derrota en casa ante el Castellón que trajo los primeros silbidos a Anoeta, una afición cansada de la trayectoria descendente de los últimos años y de la gestión de una Junta que se ha agarrado al sillón presidencial de manera incomprensible. Ya llevan tres puntos (0-1 en Eibar) y parece que ya estan con la confianza para regresar pronto entre los grandes. Con mucha cantera, mucha gente joven. Como siempre debió ser la Real Sociedad.

4 comentarios:

Sitjar dijo...

Y para colmo, cae eliminada de la copa por la unión deportiva Las palmas, equipo que jugaba con uno menos desde el minuto dos de partido. Esta Real pinta mal.

Robert dijo...

La Copa hace muchos años que dejó de ser una competición en que la Real hiciera algo. Este año, sin la presión de ser un primera parecía que podía pasar algo más, pero no, como siempre, eliminados a las primeras de cambio.

Sitjar dijo...

Pasan las semanas y siguen sin levantar cabeza...

Robert dijo...

La verdad es que tiene más problemas de lo que pensaba, pero sigo diciendo que la Liga es larga...confío (más bien deseo) que se solucionen las cosas en la Real..