martes, 15 de enero de 2008

Valladolid made in Spain

Mendilíbar lleva dos años de trabajo en Pucela respaldado por una gran gestión de Caminero en la dirección deportiva. El año pasado el equipo arrasó en Segunda División y ganó la liga de la categoría con mucha facilidad.

Se apostó por el bloque del año pasado y se apuntaló el equipo con un par de cesiones (Estoyanoff y Buttelle), jugadores que llegaron libres (Vivar Dorado, Camacho, Alexis...) y un solo fichaje (Jonathan Sesma). El resto del equipo era más o menos el del año pasado con alguna incorporación desde el filial como Sergio Asenjo. Así pues, parecía que el equipo iba a sufrir para mantener la categoría, sin fichajes de relumbrón y con una plantilla que sí, había arrasado en Segunda, pero que no se sabía como iba a responder en la máxima categoría.

Mendilíbar creyó en sus jugadores y en su filosofía de juego: fútbol de toque y velocidad. Y así ha jugado el Valladolid durante todo lo que va de temporada, ante los grandes y ante los pequeños y aunque no siempre han acompañado los resultados se ha mantenido el estilo y ahora parece que se comienzan a ver los frutos. Se han situado novenos esta jornada y han conseguido alejarse 4 puntos de los puestos de descenso, cosa muy difícil esta temporada.

Este domingo el Valladolid jugó todo el partido con jugadores españoles. Sergio Asenjo, portero de 18 años, ha quitado el puesto a Buttelle (cedido por el Valencia y llamado a ser el portero titular del equipo) y a Alberto (veteranísimo de Primera División que el año pasado defendió la portería blanquivioleta en Segunda). Y lo ha hecho para quedarse. Sus grandes actuaciones tienen mucho que ver con la mejora en defensa de los pucelanos y parece que va a ser el guardameta del equipo lo que resta de temporada. El resto del equipo que formó el domingo fue el formado por Pedro López, Rafa, García Calvo, Marcos, Álvaro Rubio, Vivar Dorado, Sisi, Capdevilla, Víctor y Llorente. Veteranos como García Calvo, Marcos, Vivar Dorado o Víctor y jóvenes talentos como Asenjo, Sisi, Rafa o Llorente (que logró un hat-trick). Por si fuera poco, los tres cambios fueron por jugadores también españoles: Alexis, Borja y Óscar Sánchez.


Esta alineación es, por supuesto, anécdotica. Estoy seguro que Mendilíbar no mira el DNI/Pasaporte a la hora de elegir once (salvo para no sobrepasar el límite de extracomunitarios) y el hecho de que jugaran 14 españoles el domingo se debe más bien a una buena planificación por parte del equipo de Caminero. Y es que desde la llegada de la Ley Bosman parece que son mejores los de fuera que los de casa y, sobretodo en equipos modestos, esto casi nunca se cumple.

1 comentario:

IRIA dijo...

Qué tontos fueron los que dejaron escapar a un gran profesional como Alberto y a un grandísimo valor como Llorente...