viernes, 16 de mayo de 2008

Deco también se va

Cuando se hizo balance de los jugadores que formaban el brillante equipo del Fútbol Club Barcelona que ganó dos ligas seguidas y una Champions League, se veía que había individualidades geniales que formaban un colectivo casi perfecto. Eso fue lo que falló, entre otras cosas, los dos años siguiente en blanco: seguían las individualidades, aunque venidas a menos, pero no existía esa sólida fórmula de equipo que les permitía jugar el mejor fútbol del planeta. En aquella plantilla si se habla de genialidad, fantasía y magia, todo el mundo miraba a Ronaldinho; si se hablaba de esfuerzo y gol, se señalaba a Eto’o; si querían un hombre frío, calculador y elegante, ese era Xavi; un jugador infravalorado y que solucionaba partidos cuando entraba era Iniesta, desequilibrante Messi, luchador, con garra y orgullo era Puyol, si hablábamos de gol, hablábamos de Larsson…y así un largo etcétera. Lo dicho, individualidades que formaban un conjunto casi perfecto.

Pero había un jugador pequeñíto, con el 20 a la espalda, uno de esos denominados hoy en día como jugones, que, con su lucha y entrega, hacía jugar a los demás y fortalecía como nadie la importantísima parte del medio campo del Fútbol Club Barcelona. Deco ha sido en este Barça lo que no ha sido nadie: no hay ningún jugador– diría yo que no lo hay en el mundo, pero desconozco a todos los jugadores de este mundo, eso que lo diga Maldonado – que tenga la capacidad de defender como cualquier centrocampista defensivo y atacar como cualquier media punta técnico. Eso era Deco, constructor y destructor. Es un jugador completo que, en mi opinión, no ha sido valorado justamente. Él nunca fue un crack, y cuando se hablaba de los cinco fantástico y aquel equipo de lujo que reinó en Europa, el nunca formó parte de las cabezas visibles del equipo. Quizás el fútbol no ha sido justo con Deco, o quizás sólo ha sido el Barça injusto con él. Da igual, ahora ya se va, se pierde una joya portuguesa que, reitero y quizás me equivoque, no se ha sabido valorar con justicia.

Quizás haya brillado otras joyas más que él, quizás el mejor Ronaldinho, el goleador Eto’o y el descubrimiento Messi, lo eclipsó. Estoy seguro de ello. Como estoy seguro también que allá donde vaya seguirá, como ha dicho él, ganando títulos y pisando el balón como pocos jugadores en el mundo lo saben hacer. Y, como pasa siempre, será un ídolo en cualquier club del mundo mientras que en Ca’n Barça sólo era uno más. Incluso para algunos, un estorbo. Sus errores cometió, eso lo sabemos todos, también sabemos que se ha pasado toda la temporada con lesiones, y su situación en el Barça es insostenible. Pero que a nadie le quepa duda que si Deco algún día habló, no fue por pedir más dinero, ni para quejarse por la situación privilegiada de otro jugador de la plantilla, sino que cuando habló y criticó fue porque él es un jugador ambicioso que no quiere acostumbrarse a perder, él quiere ganar.

Ahora que busque esa dirección técnica azulgrana un jugador como Deco. Si es que lo hay.

5 comentarios:

Robert dijo...

Deco, a poco que se lo propone, es el mejor centrocampista del mundo, el problema que ha tenido en el Barça es que, como el resto de jugadores, se ha dejado ir, era tanta la superioridad del equipo que pensaron (es humano hacerlo) que entrenando un poquito menos lo seguirían siendo. Y hoy en día eso no pasa. Una pena tener que prescindir de Deco pero creo que era necesario. Dicen que en su puesto llega Keita, a ver que tal...

Sitjar dijo...

Me traería a Diego.

Toni dijo...

Estoy con Sitjar. Ya lo dijo nuestro gurú Robert: Diego es el mejor centrocampista ofensivo que puede venir ahora mismo al Barça.

Ojito con Keita. Una de las críticas que le hicieron a Mijatovic en su día fue que trajera a Diarra y no a Keita.

Pero, una cosa, ¿no os parece raro que de repente Del Nido ceda y venda de una tacada a Alves, Keita y Poulsen? Con lo intransigente que ha sido hasta ahora en ese sentido, algo falla. No es normal.

Más cuando dicen que Alves ya está casi hecho.

Robert dijo...

Lo de Del Nido creo que tiene una explicación: El Sevilla no estará en la Champions. Yo creo que ahí es donde radica la fuerza de los jugadores al exigir irse del club.

Lo de que Alves está hecho es un decir, está hecho con el jugador, cosa ilegal porque tiene contrato en vigor pero muy normal por estas latitudes, otra cosa es el Sevilla, yo digo que pagamos no menos de 40 kilos por Keita y Alves, y eso es un negociaco para el Sevilla

nyaklus dijo...

deco sigue siendo malo en el pro jajajajajaj.