martes, 26 de febrero de 2008

Duelo en la cumbre - Jornada 25

El síndrome de Eto'o - Al Barça le faltaba algo para apuntalar los partidos: su juego en ocasiones era alegre, su defensa ferrea pero el promedio goleador era triste para una plantilla como la de Rijkaard. Pero parece ser que la vuelta de Samuel Eto'o de la copa África ha terminado con esa sequía que preocupaba y que hacía imposible una aproximación a la cabeza de la liga. El partido del domingo a las siete entre un Fútbol Club Barcelona y un Levante con problemas extra deportivos que hacen mella en el rendimiento de los futbolistas acabó como se presagiaba: con una victoria contudente del Barça. Eto'o ha vuelto, y de qué manera, con un hat-trick que inyecta moral al equipo y al aficionado, con un Messi imparable y un Ronaldinho recuperando la forma que le hizo el mejor jugador del mundo. Aunque para eso todavía queda mucho tiempo. El síndrome de Eto'o ha llenado de optimismo al culé, a la directiva y al equipo, un equipo que ve la liga más cerca y que está vivo en tres competiciones, único equipo español junto con el Getafe. Lo que parecía ser la temporada del entierro de un estilo de fútbol espectáculo que llevó al equipo de la mano de Frank Rijkaard ha ser observado y envidiado por todo el mundo, se ha convertido en una resurección, o por lo menos un intento de éste. Las próximas jornadas certificarán si esto es real o es sólo un espejismo.


La jugada tonta de la jornada - Si fuese miembro de la plantilla del Real Madrid estaría más enfadado que nunca con la prensa nacional. Los periódicos deportivos han dejado de lado el amarillismo o la demagogia y se han dedicado a insultar a los jugadores blancos. Me parece excesivo juzgar a un conjunto de futbolistas que hasta hace dos días eran una máquina perfecta, el mejor equipo del mundo, un serio, y único, candidato a la liga y demás adjetivos,¡; y hoy no sean más que pardillos. No obstante la jugada fue tonta, un gol de Robben con fuera de juego previo de Raúl bien señalado por el línier acaba con la típica imagen del equipo abrazado junto al banderín de córner; Belenguer, fraguado en mil batallas, recoge el balón de dentro de la portería, saca la falta y después de una gran contra, ayudada por un tropiezo de Guti, acaba con el gol de Uche. Una jugada tonta que ha cambiado el estado de ánimo de las dos aficiones y equipos que están peleando por la liga. La liga se pone interesante, a dos puntos, el equipo de Schuster jugará con la presión de quien se siente perseguido, y parece que las quinielas han cambiado por ese motivo.


Quienes hablaban de un hipótetico paseillo del Barça al Real Madrid en el Bernabéu con el equipo blanco campeón ya no lo tienen tan claro. El estado de ánimo de las aficiones sube y baja como la espuma a cada jornada. De momento están a dos puntos, veremos qué pasa en la siguiente.

1 comentario:

Sitjar dijo...

Me parece denigrante por parte de los medios madridistas todo lo que se ha dicho a raíz de la derrota del domingo pasado, pasan del blanco al negro en minutos o más bien en segundos, de héroes (y ya no a villanos) a "pardillos". Han faltado al respeto a los que hacía una semana eran la crem de la crem, les han faltado al respeto como si no fueran humanos, como si no tuvieran derecho a cometer un error, como si en los pies de esos futbolistas hubiera su pan de cada día. Deprimente y desmesurado.